34,267 de 50,000 firmas

A la Primera ministra del Reino Unido Theresa May y al gobierno británico El negociador principal del Brexit Michel Barnier y los dirigentes europeos

Petición

Garanticen formalmente todos los derechos ya existentes de residencia y empleo de los europeos residentes en el Reino Unido y de los británicos residentes en la UE una vez el Reino Unido haya abandonado la UE.

Necesitamos un mecanismo de ejecución sólido y permanente en los tribunales. Los derechos de la ciudadanía deberían estar asegurados incluso si fracasan las negociaciones sobre otros aspectos del Brexit. De hecho dichos derechos deberían garantizarse cuanto antes en el marco de las negociaciones del Brexit.

Por qué es importante

El Brexit del Reino Unido ha sumido en la preocupación e incertidumbre a 5 millones de ciudadanos de la UE [1], que lo único que han hecho ha sido ejercer su derecho de libre circulación bajo los tratados existentes, que les permiten vivir, estudiar, trabajar y jubilarse en otro Estado miembro de la Unión Europea (3,4 millones de ciudadanos europeos no británicos en el Reino Unido y 1,6 millones de ciudadanos británicos en el resto de la UE).

Pedimos al gobierno del Reino Unido y a la UE que garanticen de manera inmediata, total y unilateral a todos los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y a todos los ciudadanos británicos en la UE los derechos que se derivan de los tratados de la UE.

Una vez garantizados, es importante salvaguardarlos de manera unilateral mediante un tratado internacional, negociado como parte del Brexit o en paralelo.

La UE es la abanderada mundial de los derechos humanos. En nombre de la Europa de la ciudadanía, pedimos a la UE que garantice los derechos de los ciudadanos británicos en la UE de manera inmediata y unilateral para terminar con esta situación de incertidumbre y preocupación.

Los seres humanos no somos moneda de cambio. Los ciudadanos británicos residentes en la UE siguen siendo ciudadanos europeos de pleno derecho y confían en las instituciones europeas para que les protejan.

Al mismo tiempo, pedimos al gobierno del Reino Unido que garantice de manera inmediata y unilateral a los ciudadanos europeos no británicos residentes en el Reino Unido que todos sus derechos derivados de los tratados existentes y de la legislación internacional sobre los derechos humanos, incluyendo el derecho a la vida privada y familiar, consagrado en la Convención Europea de Derechos Humanos, sean salvaguardados mediante legislación primaria.

Una vez se hayan tomado estas medidas, dichas garantías deben quedar formalizadas en la legislación internacional mediante un acuerdo blindado entre la UE y el Reino Unido, de manera independiente y anterior a cualquier otro acuerdo sobre la salida de la UE del Reino Unido.

Con la excepción de garantizar unilateralmente los derechos de los ciudadanos británicos en la UE, la UE no debería negociar sobre comercio ni ningún otro tema con el Reino Unido antes de que se salvaguarden lo derechos de los ciudadanos europeos residentes en el Reino Unido. El reconocimiento de los derechos de toda la ciudadanía de la UE afectada por el Brexit es un requisito indispensable para empezar las negociaciones en sí, tal y como establecen las directrices europeas sobre las negociaciones del Brexit.

La UE no debería aceptar nada que no sea la protección total de los derechos ya existentes y los derechos que los ciudadanos europeos podrían haber disfrutado si el Brexit no hubiera ocurrido. Asimismo, los derechos de los individuos y los derechos derivados de sus familiares deberían estar protegidos de por vida, de acuerdo con la legislación europea.

El documento de trabajo de la Comisión sobre los ‘Principios Esenciales de los Derechos de la Ciudadanía’ [2] ha establecido una agenda ambiciosa que se decanta por otorgar dicha protección, y que puede constituir las bases para el reconocimiento de los derechos de toda la ciudadanía europea por el Reino Unido y la UE.

La UE debe tomar la iniciativa y reconocer unilateralmente los derechos de los ciudadanos británicos en la UE. De este modo, no solo cumplirá con las expectativas de sus ciudadanos, sino que servirá de ejemplo para el Reino Unido y el mundo entero.

La UE de los 27 y el Reino Unido están obligados por la legislación internacional existente en materia de derechos humanos a garantizar el derecho a la vida privada y familiar, evitando a la ciudadanía el tener que enfrentarse a una incertidumbre y precariedad que pueden afectar sus relaciones personales, sociales y económicas (mirar la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Ariztimuno Mendizabal v Francia).

Los derechos humanos no son negociables. Tenemos que recordar a todos los gobiernos de la UE que las democracias no deben ser juzgadas por cómo ejecutan la voluntad de la mayoría, sino por cómo protegen los derechos de las minorías.

Referencias

[1] https://neweuropeans.net/article/1875/eu-can-guarantee-rights-16-million-uk-citizens-eu-unilaterally

[2] https://ec.europa.eu/commission/sites/beta-political/files/citizens-rights-essential-principles-draft-position-paper_en.pdf

Esta campaña es en colaboración con:

¿Te gustaría contribuir?

La comunidad Movemos Europa existe para defender a los que sufren la incertidumbre del Brexit. Para seguir siendo independientes, examinamos con lupa de dónde proviene el dinero que recibimos. Pero para lanzar campañas de calado, necesitamos dinero. ¡Ayúdanos!

¿Te gustaría hacer una contribución mensual para ayudar a nuestra comunidad a seguir luchando por un acuerdo justo para los ciudadanos de la UE y el Reino Unido?

Ahora comparte con tus amigos y familiares

¡Gracias por actuar!

Para tener un mayor impacto, comparte esta iniciativa en tus redes sociales o manda un correo electrónico a tus familiares y amigos.

Estás firmando como ¿No eres tú? Pincha aquí